Me parece que nos quedamos levantando el segundo tramo de muro de barro-pino…
Pués bién, a este tramo, además de una ventana, también le inserto un botellón de vino, con la intención de hacer una lámpara con ella, que ilumine hacia ambos lados del muro.

Mientras tanto las llúvias ya han echo de las suyas, y el techo vegetal, ya es verde!

Además, con esto de las llúvias, impera colocar unas puertas, así que manos a la obra…

Para ello hago unos rebajes en las columnas de castaño, así como en el pilar del cimiento, y con unas bisagras grandes coloco los travesaños, que son unas piezas grandes de castaño reciclado. Después entablo con pino de encofrar, que más adelante reforzaré.

Mientras tanto, por las noches, que ya van llegando antes, he terminado mi soundsystem portátil, para trabajar con ritmillo!

 Y bién, va siendo hora de meterle mano a la estructura preexistente, osea, al cochambroso galpón.
Lo primero, ahora que todo ya está bién apuntalado y arriostrado, va a ser desacerme del muro que linda con la nueva estructura, y unir ambos espacios.

Lo más delicado son los dos pilares de ladrillo que sostienen las vigas de hormigon… cruzemos los dedos…

Ole ole!! el taller es enorme!!

Mu bién, lo siguiente va a ser vaciar el espacio de tierra, y crear un suelo.
El suelo va a ser de madera, así que el sistema de antes, primero hacer unos muros corridos de hormigón donde apoyar las viguetas y a entablar!

 Antes de seguir, cubrir de la lluvia por los lados, que esto no es llúvia, es ducha.
Ventanas recicladas de la hermana de un buen amigo, que las ha cambiado este año… Son de madera de iroco, lacadas en blanco!

También medio hechas ya, las puertas de abajo.

Y por el hueco que une por el lateral, de momento, un plástico…

Y seguimos con ese suelo:

Segunda fase: Avanzar al gallinero, con una pequeña extensión, que me de el espacio para una pequeña cocina- sala- galería. Con múltiple función, ya iremos viendo.

 Para esto, hago 2 porterías, una por dentro, en pino aserrado, para sostener la uralita de ese lado (para lo que hay que levantarla primero),y otra hacia afuera, aprovechando parte del muro exterior del gallinero, como cimiento.

En la portería exterior queda como sigue: columna izquierda de cerezo, columna central de roble, columna derecha de castaño, y las vigas de eucalipto!

También van fuera todas las tejas, para aprovecharlas para otra cosa y poner aquí un techo vegetal.

 Las tablas del tejado son recortes reciclados de castaño. Y el reto de viguetas, son eucaliptos de Sapoconcho.

Estas últimas semanas me están ayudando bastante a menudo unos amigos, con los que también estamos construyendo una casita en Negreira… pero eso es una historia para el próximo post, de momento, os presento, a Miguel!

Y a cargarse otro muro!! Ya solo quedan dos! jeje, los respetaré hasta el ño que viene…
 Este espacio que veis encofrado aquí, es para mañana hacer los cimientos para la chimenea.

Y la canalización de desague es para poder montar un bañito y un fregadero…

Y hasta la próxima entrega, esto es lo que hay, amigos!