Hola personas!
Esta semana la he dedicado a ayudar a unos amigos a transformar su Estufa de Leña, que estába arrinconada y casi no dejába calor en la casa. La hemos modificado, de modo que ahora tiene un enorme Horno para cocinar, y calienta eficientemente, casi toda la casa.

Hemos partido de una estufa de hierro con salida de humos superior, que estába instalada contra la esquina del salón, donde el muro de piedra se comía la mayor parte del calor. Desmontamos el tubo, de 15 cms de diámetro, que ya está muy deteriorado, y lo guardamos para usarlo después. Para sustituirlo compraremos uno nuevo.

IDEA: Lo que queremos hacer, es, sin gastar dinero, conseguir que la estufa, realmente caliente la casa, a ser posible incluso con menos madera y menos horas encendidas.
Además también queremos tener un horno ámplio, donde cocinar.

MATERIALES: Disponemos de algunos materiales fácilmente reciclables:

BARRO: Esta es la parte más importante, hay que saber que ratio arcilla/arena nos ineresa, y saber identificarlo.
En este caso lo recojimos de una obra parada a 10 kms de la obra.
Disponíamos tb de hormigonera, palas y carretilla, los cuales no son indispensables, pero facilitan mucho el trabajo.

PAJA: Indispensable para hacer una buena masa de barro. La mezclaremos en distintas proporciones con el barro según el comportamiento que requiramos. En general la masa llevará un 15 % de paja.
A poder ser usaremos paja sana, dura y larga, como la de centeno o trigo.
 
MADERAS: Algunas tablas y palos para hacer el encofrado.

BIDÓN: Este nos va a servir como recipiente para el horno.
Podríamos haber elegido cualquier otro recipiente pero el típico bidón de 200 l es lo que teníamos.

HIERROS: Algunos hierros de obra, para construir unas guías para las bandejas del horno. Y algunos más para hacer el sobremolde, así como un poco de malla y tela…lo veremos luego.

PROCESO:

1. Avanzamos la estufa 90 cm hacia adelante (la medida del bidón) y le construimos 2 encofrados, uno a cada lado y hacia atrás de la estufa. No son necesarios, pero nos van a permitir avanzar más rápido con el barro.

2. Abrazamos los 2 moldes entre sí con 4 palos de madera y sendos tornillos, de modo que después podamos desatornillar y volvar a atornillar el molde más arriba. Los palos irán quedando embutidos en el horno.

3. Contra el muro de piedra vamos poniendo algún material aislante (papel aluminio u otro que no se queme).

4. Aprovechamos para poner moldes, macetas  y tubos en este caso, para después tener una mejor distribución del calor, así como huecos calientes (para calzado, calcetines…)

5. Llenamos el molde hasta llegar con el barro al tope. y dejamos secar uno o dos dias, antes de mover el molde, a no ser que hayamos usado masa muy seca, con lo que casi podríamos seguir adelante.

6. Movemos el molde anclandolo por abajo a los palos que dejamos arriba,  y por arriba a 2 nuevos palos. Además uniremos por delante, si podemos.

8. El tramo de tubo que estaba roto, lo terminamos de abrir, y construimos, doblandolo, una pieza que nos va a venir genial para distribuir el calor alrredor del horno, además de para tener un acceso de limpieza, en caso de hollin.

9. Nos encargamos con cuidado de recortar el metal para que encaje como una prolongación del tiro, que en nuestro caso tiene forma oval.

10. Si ya hemos llegado con el barro arriba, lo dejaremos descansar otro dia, como antes, para que consolide la masa.

Y decía la niña todo el rato:

«Yo me voy a hacer una cazita de barro»

11. Preparar el bidón: Nosotros le abrimos una puerta con la caladora y con el taladro unos agujeritos para colocar unas uniones de alambre e ir tirando de momento.
También lo atravesamos con unos hierros para después poder sujetar las bandejas del horno.
Y como el bidón estába de productos tóxicos, lo quemamos bién quemado, y lo lijamos.

12. Colocamos el bidón bien nivelado y centrado, encima del distribuidor de humo, con la ayuda de unos trocitos de hierro, que luego afianzaremos con el barro.

13. Ahora, con unos hierros crearemos el molde de la sobrecámara. Tan sencillo como doblarlos 2 a 2 con la curva del bidón, clavarlos en el barro, y unirlos en su extremo, de modo que dejamos una cámara de unos 10 cm, para que el humo pueda rodear al bidón.

14. Consolidaremos todo con un pedazo de malla y trocitos de alambre apretados. Y después una tela por encima, para que el barro no se cuele!


15. Volveremos a subir el molde, con la misma técnica de antes, y a rrellenar con barro.
Tendrémos especial cuidado en todos los huecos que no hayamos encofrad perfectamente.

16. Ya no tendrémos que mover más el molde. El resto con un poco de maña vamos a vavor de gravedad terminando de cubrir el horno con barro.

17. Acabado: Bueno ahora ya hay que darle leña, empezar a cocinar algo, y que vaya secando.
Podemos aprovechar para tallarlo o incrustarle cositas, antes de que seque del todo.

Una vez seco, dentro de un par de dias, le daremos un acabado final con arcilla amarilla ( de la de Santiago), y le pondremos una puertecita de madera al horno.

 Esto es todo amig@s!!    Cualquier duda no dudéis en venir a los cursos o preguntar por correo!